A finales de 2001, el gobierno del Conservador Andrés Pastrana se acercaba a su final, ya había suscrito con EE.UU el acuerdo de intervención militar conocido como Plan Colombia, había facilitado la expansión paramilitar hacia el sur del país en asocio de las fuerzas armadas; entre 1999 y el 2001, sólo en la región de los Montes de María el ciclón de violencia se materializó en 42 masacres, que dejaron 354 víctimas fatales.

Pastrana ponía todo tipo de obstáculos para que avanzará el proceso de paz del Caguán, que semanas después sería roto oficialmente. Es en ese contexto de violencia generalizada que es asesinado el Dirigente Sindical Petrolero Aury Sará Marrugo.

Su secuestro y el de ENRIQUE ARELLANO TORRES, quien en ese momento lo protegía, se produjo el 30 de noviembre de 2001, al salir de su casa en Cartagena, por un comando que se movilizaba en tres vehículos. El 3 de diciembre el paramilitar Carlos Castaño reivindicó públicamente el secuestro del dirigente sindical de la USO. AURY SARÁ MARRUGO, siendo dirigente sindical y Presidente de la subdirectiva de la USO Cartagena fue secuestrado, desaparecido, torturado, y vilmente asesinado el 5 de diciembre de 2001, sin que el gobierno de Pastrana moviera un dedo para evitarlo.

Finalmente, el paramilitar Salvatore Mancuso reconoció que fueron ellos quienes asesinaron al compañero, sin embargo, la impunidad continúa porque aún no se judicializa a los autores intelectuales, que seguramente se pueden encontrar en la alta dirigencia del gobierno, la fuerza pública, las autoridades de Cartagena y los empresarios beneficiarios de ese monstruoso crimen, ojalá decidieran presentarse a la JEP para confesar la verdad.

Es una verdad a gritos, que detrás del crimen de Aury se entrecruzaban una cantidad de oscuros intereses políticos y económicos alrededor del proyecto para la ampliación de la refinería de Cartagena; el tiempo le dio la razón a Aury y la USO, la codicia de la inversión extranjera se hizo notar y la dirigencia de Ecopetrol la facilito. El costo inicial del proyecto era de US$3.993 millones, pero finalmente saltó a US$8.016 millones, lo que muestra un sobrecosto de US$4.023 millones. Estaba en juego un gran negocio.

Hoy los promotores de la corrupción y la guerra son de nuevo gobierno, su programa político consiste en hacer trizas el proceso de paz, mantienen congelada la implementación de los acuerdos de paz con las FARC, observan sin inmutarse los asesinatos de líderes sociales y de los excombatientes reintegrados a la vida civil, modifican perversa e ilegalmente la JEP, dan tratamiento de guerra a los campesinos cocaleros que reclaman sustitución de cultivos, amenazan con sepultar las conversaciones con el ELN; se ha incrementado la maquinaria bélica contra la protesta social. Obviamente se mantiene el carácter violento y feudal de la oligarquía que ha gobernado mal y sembrado de incertidumbre a los colombianos.

Ayer, igual que hoy, la USO continúa luchando por la defensa de nuestra soberanía, por impedir que privaticen a Ecopetrol, por la defensa de los bienes de la naturaleza, entre ellos el agua; por la transición de los recursos fósiles a las energías limpias. Los colombianos reiteramos una y otra vez nuestra lucha por una Colombia con dignidad, soberanía, bienestar, con Libertad, Justicia social y en Paz.

La tarea primordial hoy es fortalecer el proceso de paz para que contribuya a rescatar el ejercicio de la política, la economía y del gobierno de la podredumbre y la corrupción en que la han convertido las castas gobernantes de este país y se pueda transformar como una práctica decente, ética y moral al servicio del progreso nacional, la democracia plena y la soberanía. Levantamos nuestro brazo contra la pretensión oficial de agobiar con más impuestos a los pobres; expresamos nuestra solidaridad y acompañamos las luchas de estudiantes y profesores por una educación pública gratuita y de calidad.

Compañero Aury Sará y demás líderes obreros de la industria, jamás los olvidaremos.

Bogotá, Diciembre 5 de 2018

UNION SINDICAL OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL PETROLEO –USO-
Comision Nacional de Derechos Humanos y Paz

 

Pin It