La lucha por el derecho al trabajo ha sido reconocida en el mundo entero, aún queda mucho camino por recorrer, sin embargo, no podemos olvidar los primeros pasos que abrieron las puertas a nuestro derecho al trabajo en España, como lo fue la Ley Benot.

¿Cómo surge la Ley Benot?

Esta ley surgió con la intención de proteger a los trabajadores, en especial a aquellos cuyas condiciones laborales dejaban mucho que desear en las últimas décadas del siglo XIX.

La Revolución Industrial realizó grandes avances en el desarrollo de las fábricas y las empresas, por lo que fue necesario la regulación de las relaciones entre el patrono y los asalariados.

Y fue así como el 24 de julio de 1873 fue aprobada la Ley Benot, una ley que se encargaba de proteger a los menores que prestaban sus servicios en establecimientos industriales, pero bajo unas condiciones laborales en las cuales destacaba el abuso de poder.

No obstante, esta ley fue un poco más allá del ámbito laboral, su alcance contempló que los padres podrían perder la patria potestad de sus hijos en caso de ser demostradas conductas lesivas, malos tratos, impulso a la delincuencia, entre otros.

Uno de los detonantes… Los movimientos obreros

Los movimientos obreros fueron un elemento clave durante la lucha por la rebaja de las horas de la jornada laboral, concretada en dos colectivos, que son las mujeres y los niños.

Cuando estos fueron incorporados como mano de obra en las fábricas, una de las consecuencias fue el descenso de los salarios, una acción que sin duda afectaba a todo el personal obrero.

Existía una gran diferencia entre los salarios de las mujeres y los niños, respecto al de los hombres adultos, los primeros cobraban un salario muy bajo, incluso realizando el mismo trabajo.

Esto fue relevante en el interés de mejorar las condiciones laborales, porque aparte del deseo de humanizar las condiciones de trabajo, también existía el interés por recortar las horas de trabajo.

Esto era necesario para que los niños lograran seguir asistiendo a la escuela y los adultos podrían ser instruidos de manera correcta en cualquier oficio, como el del cerrajero, mecánico, operario de maquinarias, en fin, lo que la industria necesitara.

Dificultades en este camino

Como era de esperarse, este cambio fue muy difícil de alcanzar, ya que los patronos se negaban a la creación de este tipo de leyes, lo que ocasionó fuertes enfrentamientos en algunas regiones de España, entre ellas Cataluña, ya que tenía mayor fuerza el movimiento obrero.

Sin embargo, en esta región, el gobernador apoyaba de manera incondicional a los patronos, lo que causó un enfrentamiento entre empresas y sus plantillas, a lo que el gobernador decidió suprimir las Asociaciones de Obreros, pensando que con esta acción pondría fin al conflicto.

Pero las cosas no surgieron como esperaba, pues, los obreros respondieron de manera violenta e inesperada, incluso ocurrió el asesinato del presidente del Instituto Industrial, lo que fue considerado uno de los primeros actos terroristas experimentados en la España contemporánea.

Por admin

error: Content is protected !!