En el campo Tibú, la mayoría de los empleados son de otras partes del país, de los pocos tibuyanos contratados, recién despidieron uno. La comunidad y los trabajadores reaccionaron en rechazo a esta decisión arbitraria de Ecopetrol.


Sobre el mediodía del jueves, el personal de Ecopetrol desarrolló un mitin. El viernes, frente a las instalaciones se adelantó una nueva acción de protesta, esta vez con el acompañamiento de las comunidades, que también se declararon afectadas.

“En vez de darle oportunidad laboral a la gente nuestra región, esa brecha la vienen expandiendo, porque los pocos que hay empezaron a ser despedidos y se ha creado una crisis”, declaró Alex Puerto, directivo de la USO Tibú. Se refiere al caso del obrero despedido Jaime Amaya, que se suma al resto del personal administrativo también desvinculado.

La situación puede agravarse. Las empresas quieren llevar los contratos hasta el 15 de noviembre. En vez de emplear el mismo personal, ya que ha salido más del 60% de la planta de las empresas contratistas,  piensan hacer un nuevo recorte.

Puertos denunció las políticas agresivas contra los derechos de los trabajadores, las cuales han derivado en un acoso laboral con amenazas. De hecho, están minimizando aún más las condiciones de los trabajadores, quienes ya se ven forzados a asumir sobrecargas laborales y cumplir con resultados demasiado exigentes. Por ejemplo, para un obrero que pega baldosas le exigen que sean 25 metros en un día, sino, no hay trabajo.

“Le dicen ‘necesitamos más y más de usted’, y el trabajador va más y más oprimido”, precisa Puertos. El viernes ingresó todo el personal a un desayuno con el alcalde electo para presentarle sus preocupaciones y buscando que se vinculara con la causa. Él expresó su respaldo y manifestó que pasará un comunicado para solicitar el reintegro del trabajador.

El dirigente de la subdirectiva precisa: “Venimos trabajando, porque este es solo el comienzo; las políticas agresivas en Ecopetrol siguen. Día a día tendremos tarea para lograr defender lo que nos corresponde, nuestra Empresa Colombiana de Petróleos”.