Las trasferencias que hace Ecopetrol S.A al presupuesto de la nación y el reparto de utilidades a sus accionistas se podrían ver afectados por los precios del crudo; sin embargo la dirección de nuestra empresa se ha dedicado a plantear un plan de austeridad, el cual no garantiza la sostenibilidad de Ecopetrol, S.A. todo por que supuestamente estamos en “crisis”, cuando este sindicato puede demostrar que aún hay rentabilidad.


Lo preocupante es que los recortes nos dejan sin equipos y herramientas para hacer los respectivos mantenimientos. La contratación de bienes y servicios apuntan a mayores esfuerzos económicos, debido a que se paga más barato, lo que obliga a sus aliados a prestar los servicios con menor número de personas, lo que significa mayor carga laboral y familias sin sustento. Esta condición orquestada muy probablemente por la burguesía y el gobierno nacional, no tiene otro fin que atentar contra la estabilidad y el buen nombre de una empresa que siempre ha generado buenos dividendos, razón por la que el Neoliberalismo nunca ha podido apropiarse de ella, para ello necesita decir que no es rentable.

Recordemos que durante años este patrimonio nacional ha sufrido diversos “raponazos”:

• Negaron que los contratos de asociación que tenía la nación a través de Ecopetrol S.A revertieran una vez expiraban, por el contrario eran prorrogados hasta de forma indefinida, como es el caso de los crudos de caño Limón en Arauca (Occidental) y el gas de la guajira en los campos de Chuchupa y Ballena operados por Chevron-Texaco.
• Crearon la agencia nacional de hidrocarburos ANH, para adjudicar los bloques más promisorios de reservas petroleras y gasíferas a las multinacionales.
• Tercerizaron muchas de sus actividades, las cuales son más onerosas donde se han detectado algunos casos de sobrecostos y malos manejos.
• Pasó de ser 100% capital estatal a una sociedad mixta con el fin de feriarla a través de venta de acciones al sector privado.
• La fragmentaron en filiales para quitarle garantías laborales a sus trabajadores y así hacer más fácil su venta.

Este sindicato no caerá en el engaño de la supuesta “Crisis”. Defenderemos a Ecopetrol S.A como lo hemos hecho y no permitiremos que atenten contra el bienestar y estabilidad de trabajadores directos y tercerizados los cuales les genera plusvalía, mientras que altos dministradores y su junta directiva ganan enormes salarios al interior nuestro y de nuestras filiales, sin importarle la precariedad de la clase obrera.

Defenderemos los servicios de salud y demás derechos convencionales los cuales venimos gozando. Rechazamos la pretensión que tiene la administración de eliminar las Tablas Salariales de las labores No Propias de la Industria y Técnico administrativas, para dejar a liberalidad del contratista que pague cualquier peso más del salario mínimo, agudizando más la situación social y económica de las regiones petroleras.

Es inadmisible que Ecopetrol S.A en Diciembre de 2014 comprara un avión por un valor cercano a los $8.550 millones de Pesos para donarlo a la Fuerza Aérea Colombiana; y dos meses más tarde desmonta la política de responsabilidad social empresarial RSE a la cual está obligada.

Exigimos al gobierno nacional y a la administración de Ecopetrol S.A, hacer lo pertinente para que se logre y hacer realidad la reversión del Campo Rubiales en Puerto Gaitán/Meta operados por la multinacional Canadiense Pacific Rubiales, igualmente la reversión de los campos Matachines en Purificación/Tolima y Santana en el Putumayo, los cuales deben ser operados directamente por Ecopetrol S.A.

VIVAN LAS JUSTAS RECLAMACIONES DE LA COMUNIDAD Y TRABAJADORES TIBUYANOS….....VIVA..……VIVA.

Redactó: U.S.O, Subdirectiva Tibú, Febrero 20 del 2015.