Se agudiza la crisis en Tibú (Norte de Santander) por la suspensión de contratosde trabajadores que adelantan una justa protesta. Ellos reclaman salarios dignos, porque las contratistas le están haciendo ‘conejo’ a la convención colectiva.


El problema surge porque Ecopetrol le da un contrato enorme a una empresa muy grande, esta llega a la región y subcontrata con salarios en los municipios muy bajos con respecto a los convencionales. Por ejemplo, recurre a trabajos de soldadura aparte para no pagar la convención.

“Les toca hacer las protestas porque ya no son escuchados por la vía del diálogo, de la concertación. No escatiman ningún minuto Ecopetrol y sus empresas contratistas para de una vez ordenar la suspensión de los contratos. Hecho que la USO rechaza rotundamente porque es ilegal. Es una manera de amedrentar de Ecopetrol.En lugar de solucionar los problemas por el contario, los agudiza porque se vuelve un problema social en la región por el desempleo”, afirmó el Director de Comunicaciones, Prensa y Propaganda de la USO, José Marín.

En el Catatumbo hace año y medio se vio lo mismo, unadesvinculación masiva por una protesta y la pobreza reinó en la región. Actualmente, los afectados pasan los 300 trabajadores de diferentes empresas y diferentes proyectos.

“Imagínese la Navidad que les tiene Ecopetrol a sus familias.Si Ecopetrol a futuro quiere hacer uso de ello, la USO no dudará en poner una querella ante el Ministerio del Trabajo para que realmente no surta efecto”, agregó Marín.

El directivo denunció además que la coordinación de seguridad física estaba tomando fotos de los protestantes; cuando los trabajadores le reclamaron, recibieron la embestida de la camioneta del encargado de seguridad, lesionando a dos compañeros. Es un proceso que ya está en la Fiscalía y en Medicina Legal.

La USO confirmó que no permitirá los atropellos contra los trabajadores y que continuará pidiendo a la administración de Ecopetrol que se siente con los trabajadores a analizar la problemática.

 

Pin It