El 24 de agosto terminaron los 20 días de la etapa de prórroga sin ningún acuerdo en la negociación con Mansarovar. La semana anterior se llegó a un consenso de alrededor de 1.100 votos por el conflicto laboral.


“Nos dirigimos a las bases para concientizarlos en la necesidad de lograr los objetivos que nos hemos trazado, el cual se resume en la dignidad de los trabajadores de contratistas, en el sentido de las garantías que se encuentran consagradas en la convención colectiva de trabajo”, expusoIván Cáceres, vicepresidente de Funtraenergética.

Por ello, la USO le ha manifestado a la empresa que está dispuesta al diálogo. De hecho, las direcciones nacionales de la USO y de Funtraenergética, a través del Ministerio del Trabajo, intervinieron para que se cite a las partes a buscar un acuerdo, pero esto no se ha logrado.

También hubo contactos con Ecopetrol para conseguir acercamientos, que sostuvo una reunión con Mansarovar el lunes para confirmar la disponibilidad de esta multinacional. Y en las intervenciones en los campos de Moriche, Jazmín y Velásquez, las organizaciones reiteraron su llamado a la concertación.

Sin embargo, la multinacional se ha mantenido en un silencio casi absoluto desde el 14 de agosto. Únicamente,dos días después sacó un comunicado diciéndoles a los trabajadores que no fueran a votar por el cese de actividades, porque podrían ser despedidos.

Hasta el viernes, los obreros pueden votar la hora cero de la huelga, que será legal y el Ministerio del Trabajo está citado para que asista al sellamiento de las instalaciones.

Antes de ello, Cáceres precisa: “Hemos considerado que no es válido ese estilo de chantaje. Los trabajadores van a luchar por su dignidad en el trabajo. Si la empresa nos aboca, nosotros haremos la huelga, no por hacerla sino que nos toca”.