La USO se encuentra en un proceso de negociación de convención colectiva de trabajo con la multinacional Mansarovar. La empresa desde un principio ha tomado una postura radical con respecto a las temáticas principales, por ello, el avance ha sido nulo.


Transcurrieron  los 20 días de arreglo directo y quedan pendientes los 20 días de prórroga. Al iniciar una tarea de socialización con los trabajadores, la dirigencia ha podido constatar el descontento no solamente por parte de la subdirectiva, sino de todos los trabajadores, afiliados y no afiliados a la organización. Mansarovar tiene cuatro campos en el Magdalena Medio.

Hay otras circunstancias que atenúan el conflicto. “(La empresa) solamente tiene en cuenta al poco personal directo, que son 564 trabajadores, dejando por fuera de la convención a más 2.000 contratistas. Hay un inconformismo por parte de los trabajadores directos, porque se tomaron posiciones radicales donde la empresa ha firmado convención colectiva con otros dos sindicatos, Sintraminenergética y Adeco, sin tener en cuenta a los trabajadores, para al menos haber socializado con ellos”, expuso Froilán García, presidente de la USO Magdalena Medio.

En las negociaciones, la empresa ha mostrado muy poca voluntad en el tema de salarios, solo 6% de aumento. Pero tampoco ha dado garantías en becas, educación o subsidio de vivienda; por ejemplo, con su oferta, de más de 500 obreros solo 4 o 5 obreros podrían acceder a una beca.

Mansarovar es la cuarta multinacional petrolera con mayor rendimiento económico en Colombia. Su actitud arrogante ha mantenido una tensión durante el proceso. De hecho, los dirigentes de la USO han sido amenazados de muerte y no cuentan con esquema de seguridad, en cambio a los campos sí.

“Hay un hacinamiento no solo de trabajadores, sino de tropas del Ejército, de la policía y del Esmad, la empresa optó por militarizar los campos. Los trabajadores son requisados al ingreso y salida de los campos. Los dirigentes sindicales tienen el acceso negado. El mayor Jaime Gallo, el responsable de la seguridad de la empresa, hace desplazamientos en avión y en helicópteros a los campos petroleros de la multinacional, cuando nosotros no somos delincuentes. Nos da a pensar que en este tema tiene mucho que ver el general Palomino, porque él es curso de este señor, que viene sigue siendo investigado por la fiscalía por procedimientos oscuros”, denunció García.

La USO continuará la socialización con las bases. A la vez, sostendrá una reunión con la Junta Nacional para tomar decisiones con respecto a esta empresa. Como dice García, la “tristeza” e “indignación” por la postura de Mansarovar es generalizada.

Pin It