{image}http://imagen.eldia.co/cache/logos/uso_595.jpg{/image}Colombia con el deshonroso primer lugar en el listado de los países donde más asesinan dirigentes Sindicales en el mundo; ha tenido como uno de sus mayores aportantes a esta cifra demencial el sector de la industria minero-energética. Es así como cientos de representantes de los trabajadores de este renglón de la economía, han caído presos de esta política de exterminio, bajo la complacencia y la ineptitud del estado para proteger esta actividad a pesar de estar legal y legítimamente reconocida, amparada por la constitución nacional y los Convenios internacionales del trabajo de la OIT; especialmente el 87 que han sido firmados y ratificados por el estado Colombiano.

En el caso de la UNION SINDICAL OBRERA USO esta política de odio y exterminio ha tenido unas causas objetivas que tienen que ver directamente con la aniquilación de la organización y que han  terminado facilitando los procesos de entrega de la soberanía nacional a las multinacionales (Campo Caño Limón en Arauca,  yacimiento de gas Chuchupa-Ballenas en la guajira, Campo Rubiales en el Meta, entre otros), la privatización de ECOPETROL siendo el patrimonio más importante de la nación y la precarización de las condiciones laborales de  miles de obreros a través de los procesos de tercerización.

El proyecto la CIRA-INFANTAS desarrollado en sociedad por parte de ECOPETROL como dueña y operadora del campo de producción El Centro y la OCCIDENTAL ANDINA como inversionista en su desarrollo no escapa a esa cruda realidad; en todas sus etapas ha estado impregnado de situaciones que comprometen su política de responsabilidad social empresarial y la necesaria armonía del proyecto con el entorno.   Es así como hemos presenciado  a pesar de los “pregones”, que buscan demostrar lo contrario, el resultado de una equivocada política de relacionamiento entre el proyecto y las comunidades así como con los trabajadores que laboran para el mismo  a través de numerosos contratos de tercerización que han promovido todo lo contrario al respeto y al trato digno que merecen los obreros por ser  los precursores de la inmensa riqueza generada en esta tierra que acumula más de 90 años de explotación desmedida.

En consecuencia las violaciones sistemáticas a los derechos de los obreros están a la orden del día que van desde el desconocimiento de los derechos fundamentales, los legales plasmados en el código Sustantivo de Trabajo y la negación rotunda del alcance de derechos extralegales como consecuencia de la prohibición del libre ejercicio de las libertades Sindicales, el derecho de Asociación y Negociación Colectiva.  Los avances alcanzados han sido logrados a través de la confrontación y el conflicto permanente que han identificado y unificado en reiteradas ocasiones las causas de los obreros con las necesidades de las comunidades del entorno, generando alianzas entre sí para enfrentar esta absurda política de relacionamiento impuesta por el Proyecto la Cira-Infantas.

Es claro que el proyecto adolece de una verdadera política que asegure la promoción, seguimiento y aplicación de los derechos de los trabajadores en virtud del desarrollo de  una evidente política antisindical y antiobrera transmitida perfectamente a sus firmas contratistas que no vacilan a la hora de despedir trabajadores por el simple hecho de reclamar un justo derecho como el pago de las horas extras, la reclasificación salarial de acuerdo al oficio desarrollado, el cumplimiento de las jornadas máximas, una simple copia de su contrato o  de la tirilla de pago, la negación a laborar en condiciones inseguras, las vacaciones legales, los días de descanso, la hora del almuerzo computable dentro de la jornada, la aplicación de las propias condiciones unilaterales dispuestas por ECOPETROL o  la terrible afrenta para el contratista que el trabajador cansado de tantos abusos decida afiliarse al Sindicato.

Sumado a lo anterior la violencia en contra de los dirigentes Comunales y Sindicales no cesa; esta situación se  agudiza en los últimos días con el asesinato de un reconocido dirigente Comunal y el grave atentado en contra del compañero Rafael Rodríguez  Secretario General de la USO Centro que al igual que la mayoría de los dirigentes de la USO que se atreven a realizar su actividad en el marco de este proyecto había sido víctima de una serie de amenazas en contra de  su vida, amenazas que se materializaron en hechos que son de conocimiento público en la región y que develan una vez más la intencionalidad de castigar la posición institucional de la USO  en pro de la defensa de los derechos de los trabajadores.

Por lo tanto la USO exige al proyecto la CIRA-INFANTAS la concreción de una política construida bilateralmente con la organización Sindical que posibilite el respeto por los derechos de los trabajadores y la resolución rápida y efectiva de los conflictos.  Así mismo promocione, asegure la aplicación y cumplimiento en todas las firmas contratistas el respeto por las libertades Sindicales, el derecho de asociación y negociación colectiva.

El Sindicato Orienta a todos los trabajadores sin distingo de nomina a una jornada de anormalidad laboral  de 24 horas el día de hoy en todas las instalaciones del distrito de producción el Centro, con el objetivo de rechazar las políticas antiobreras de ECOPETROL y OCCIDENTAL ANDINA y así mismo exigir respuesta efectiva a las peticiones de los trabajadores al servicio de las firmas contratistas que se encuentran desarrollando la asamblea permanente desde el día lunes de esta semana.

POR LA DEFENSA DEL DERECHO A LA VIDA, LAS LIBERTADES SINDICALES Y EL DERECHO
DE SOCIACION…ADELANTE… ADELANTE…ADELANTE…!

VIVA LA GLORIOSA  UNION SINDICAL OBRERA USO…VIVA!


REDACTO. JUNTA DIRECTIVA NACIONAL.  Mayo 10 de 2013.

Pin It