En Cartagena, el conflicto con las firmas contratistas por irregularidades en los pagos se está agravando, especialmente con la vigencia de la ley de garantías.

Una de esas es CB&I, la cual atraviesa problemas económicos referidos al incumplimiento de los contratos por parte de los administradores. Esto ha traído como consecuencia la falta de pagos de salarios y liquidaciones para algunos trabajadores. Las quejas vienen desde el mes de diciembre del año pasado.

A raíz de esto, la Junta directiva ha realizado acercamientos con las empresas y con el Ministerio del Trabajo, buscando las alternativas que permitan subsanar las necesidades básicas de los trabajadores.

Juan David Ramírez, directivo de la USO Cartagena, explica que la problemática empeora. Adicionales a los negocios con Ecopetrol, CB&I mantiene negocios con la multinacional de Chicago Bridge and Iron y con el proyecto de Puerto Callao. En estos proyectos externos la empresa ha sufrido incumplimiento de pagos, lo cual la ha llevado a una insolvencia económica que ha repercutido en la demora de cancelaciones a trabajadores.

“Tuvimos la oportunidad de realizar una especie de conciliación, donde suscribimos un acta que contemplaba utilizar una figura contractual que retiene el 10% de los pagos al contratista. Esto se utiliza para situaciones de este tipo, cuando la empresa entra en insolvencia. Llegamos a ese acuerdo para poder solventar la situación de los trabajadores y más en esa fecha navideña y año nuevo, que se avecinaba”, explicó Ramírez.

Se acordaron fechas hasta el 5 de enero, que se han cumplido para algunos casos, no para todos. Aunque el diálogo sigue, la organización sindical contempla un proceso jurídico, pues las deudas afectan liquidaciones de trabajadores.

Pin It