Desde la semana anterior se registra una emergencia ambiental de gran magnitud  por el flujo sin control de una mezcla de crudo, gas  y lodo, en el pozo Lizama 158 que viene contaminado la fauna, flora y las fuentes de agua de las cuales se surten los habitantes del corregimiento La Fortuna, ubicado en Barrancabermeja, Santander.

Ante la magnitud de esta tragedia ambiental la Alcaldía de Barrancabermeja declaró situación de “calamidad pública”, ya que el afloramiento de hidrocarburos y gas en zona contigua al Pozo 158 amenaza también predios de la Meseta de San Rafael, Río Sogamoso y la Ciénaga El Llanito.

Ecopetrol como empresa operadora debe disponer de los recursos necesarios  para controlar totalmente la emergencia, proceder a reparar integralmente a las comunidades y territorios afectados; además dar la explicación pública de la causas raíz y garantizar que este tipo de situaciones no se vuelvan a presentar.  De igual forma los organismos de control deben determinar si hay responsables por acción u omisión de los administradores del campo y proceder conforme a la ley.

Nuestra organización sindical hace un llamado a Ecopetrol para que haga una revisión exhaustiva de la integridad operativa de todos los pozos perforados en el área  y que proceda a abandonar técnicamente, de acuerdo a la normatividad vigente, todos los  pozos que se encuentran inactivos como quiera  que son potencialmente generadores de riesgos ambientales, máxime si se tiene en cuenta que el campo de Lizama tiene altas concentraciones y presiones de gas, con  antecedentes como el incendio de Lizama 13, en 1966 donde lamentablemente perecieron varios trabajadores.

Así mismo nuestro sindicato se solidariza con la comunidad del corregimiento La Fortuna y reitera que la industria del petróleo se debe desarrollar responsablemente con todos los grupos de interés y el medio ambiente.

 

Redactó: Junta Directiva Nacional

19 de marzo de 2018

[+] Ver Frente Obrero

Pin It