La Unión Sindical Obrera rechazó la decisión del gobierno, manifestada por el presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, y el reciente concepto favorable del Consejo de Ministros para la enajenación de Propilco, la unidad de petroquímica y plásticos de Ecopetrol.


Procederá a vender esta área justo en un momento en que el segmento de petroquímica es uno de los más rentables de la industria petrolera. Además, resulta irónico que en la recién estrenada refinería de Cartagena haya plantas que garantizan 5.000 barriles diarios dedicados a la producción en Propilco.

“Con la danza de dólares que hubo en Reficar, el señor Echeverri pretende seguir la fiestica. Ahora va a acabar con las plantas, a venderlas. Nos oponemos rotundamente a esto. Esta política de venta de los principales políticos activos del Estado nos afecta a los colombianos, porque debemos pagar, por un lado, los servicios públicos altísimos, incluidos, los combustibles, para darles ganancias a los privados; y, como remate, tenemos que pagar a través de la reforma tributaria el hueco fiscal que deja la venta de las empresas productivas”, manifestó Fredy Pulecio, directivo de la USO.

Pulecio se refirió a los dos grandes gestores de este despilfarro, el presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, y el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, como “dos locos amantes del neoliberalismo”. Al primero lo tilda de ser “el enemigo público número uno de lo público en Colombia”; agrega, “este señor tiene que salir de Ecopetrol cuanto antes porque la está acabando, despilfarrando”.

La venta de Propilco va en la dirección de continuar desmembrando Ecopetrol para luego justificar su privatización total. Por ello, la USO reafirma e impulsa la campaña por la defensa de Ecopetrol que adelanta en todo el país y que verá su primera gran conquista con la recuperación de Campo Rubiales este 1 de julio.

Pin It