El presidente de Ecopetrol salió autoalabarse en medios de comunicación manifestando medidas de austeridad y de ahorro de parte de la empresa. Irónico, porque ahorrará en temas mínimos, mientras perderá mucho más al deshacerse de los activos principales de la compañía.


Juan Carlos Echeverri afirmó ante los medios de comunicación que los empleados de la empresa habían tomado la decisión de recortar un 15% de su salario. Cesar Loza, presidente de la USO, lo refutó. “El sindicato tiene firmada una convención con la administración de Ecopetrol, donde tenemos estipulados unos salarios y unos incrementos. En ningún momento hemos avalado recortes de salarios. Debemos aclarar que es una decisión unilateral de Ecopetrol”.

En efecto, el tema de los salarios debería abarcar exclusivamente a los altos cargos. El presidente de la USO aclara que aplica a “salarios variables que anteriormente eran conocidos como bonos por parte de Ecopetrol. Esos salarios lo reciben la nómina de dirección y confianza, particularmente, en mandos medios y altos”.

Ahora bien, sobre el hecho de que los funcionarios que lleven sus carros deberán pagar los parqueaderos,  Loza aclara “son medidas de poco impacto. Consideramos que si realmente se piensa en el futuro de Ecopetrol, se deben tomar medidas que sean favorables a los intereses de la empresa, como no vender activos estratégicos, fortalecer el plan de inversiones en producción y exploración o modernizar la refinería de Barrancabermeja. Esas sí son medidas que tienen impacto a mediano y a largo plazo”.

No se puede hablar de austeridad, cuando se comete un error tan grave como la venta de Propilco. El año pasado a corte de septiembre registraba 90 mil millones de pesos en utilidades, tiene garantizado el 100% del mercadeo en los productos y el suministro de la materia prima. “Eso sí es contraproducente para Ecopetrol”, dice Loza, los demás son “temas distraccionales”.

De otra parte, Loza también se refirió al anuncio de Echeverri sobre que la empresa a corte del 31 de diciembre del 2015, tuvo un ejercicio financiero negativo: 3.9 billones de pesos en pérdidas. “Como sindicato hemos pedido claridad sobre esa información, porque a corte del 30 de septiembre, es decir, tres meses antes, la empresa tenía utilidades de 2.6 billones. Significaría que la empresa en el último trimestre perdió 6.5 billones de pesos”. 

“Consideramos que es una estrategia para empezar para a mostrar ante los medios de comunicación y ante la opinión pública que la empresa está generando pérdidas. Sabemos que las empresas cuando comienza a mostrar pérdidas son objetos de intervenciones severas que finalmente conducen a la privatización”, precisó el presidente de la USO.