Semanario obrero

SEMANARIO OBRERO 16 SEPTIEMBRE 2018

{image}http://www.eldia.com.co/images/stories/100709/uso.jpg{/image}Moisés Barón, presidente de la subdirectiva de Barrancabermeja, explica el proceso de lucha en los últimos años que ha conducido a la Unión Sindical Obrera como defensor de los derechos de los trabajadores sindicalizados, de los trabajadores en general y de las comunidades que sufren el impacto directo de las petroleras en sus territorios.

La estrategia de deterioro de las condiciones laborales, asumida por la Empresa colombiana de petróleos ECOPETROL de la mano con el gobierno nacional, quienes desde el año 2002 han venido modificando la legislación en detrimento de los trabajadores, por medio de la derogación del decreto 2718 y la implementación del 3164 en el 2003, que replantea términos de las actividades propias y permanentes de la empresa del petróleo.

Este decreto el 3164, permitió contratar tercerizados, o subcontratados sumando al día de hoy  más de 28.000 empleados indirectos y dejar sólo 6.200 trabajadores directos contando con la nómina directiva mayoritaria. La convención colectiva de trabajo también fue afectada en el 2003 cuando se eliminó el artículo 2 que garantizaba la aplicación por extensión de la convención uso a todos los trabajadores.

La problemática  entonces se refleja en la reducción de sindicalizados por el estímulo que da la Empresa para pasarlos a nómina directiva con el propósito central de reducir la base del sindicato, además, la reducción sustancial del sindicato tiene otro fin que es el de cercenar  los derechos planteados en la convención colectiva  y garantizar que cada vez haya menos resistencia en la posibilidad de pasar  estos patrimonios al sector privado, tanto nacional como, transnacional que es el nuevo rumbo de Ecopetrol.

Entre otras problemáticas esta  el mal escalafonamiento, que conlleva a ahorros sustanciales de los contratistas y la misma Empresa para hacer más atractiva la inversión  de accionistas,  a costa de las garantías laborales y sociales de los empleados.

A esta ausencia de derechos laborales en los tercerizados se le adicionó el punto que marcó la lucha del frente obrero en los años posteriores  estas leyes fueron  sus salarios que pasaron del orden convencional  de 32.000 al día y a  13.700, en un 70 a 80% de actividades.

En el tema de derechos humanos la situación sindical es mas critica como bien lo sabe la opinión publica, dado que los miembros de la USO son objetos de amenazas, panfletos, y atentados que han cegado la vida de importantes dirigentes como es el caso de Rafael Jaimes Torral Barranca y Aury Sara Marrugo, sumado a la creciente paramilitarización de las regiones, que ha significado  a la ruptura de resistencias y un profundo daño a la estructura organizativa del sindicato,  adicionalmente se han generado miedos y temores que fueron neutralizando la movilización y el accionar de los trabajadores sindicalizados.

La USO frente Obrero viene trabajando ante la presente realidad, donde hoy por cada un trabajador operativo sindicalizado hay 2.1 trabajadores directivos no sindicalizados, afrontando salarios de hambre porque han precarizado a tal punto, que cada empresa contratista entra a licitar y en sus licitaciones inserta ahorros sustanciales consiguiéndolos por la vía de la negación de los derechos sociales, laborales, que le corresponden a los trabajadores, por tal razón la USO ha podido restablecer algunos elementos mínimos organizativos. De igual manera se han dado fuertes movilizaciones con los trabajadores como las de Sabana de Torres que paralizó el campo durante 13 días y consiguió que el salario saliera de 13700 pesos y se posicionara en 21.700 pesos, posteriormente logramos desarrollar un paro en el corregimiento del Centro, el 14 de noviembre de2007 que duró 8 días  paralizando totalmente el campo, donde la comunidad, los trabajadores y el sindicato participaron activamente logrando la mejoraría de las condiciones laborales, aumentando los salarios al plano de los 34027 que hoy con su actualización salarial esta en 36.372 pesos.

Con las anteriores experiencias entre trabajadores, sindicato, y comunidad, el propósito central de la USO debe ser 1) sindicalizar toda esa masa, 2) articularse con las mismas comunidades y conseguir, a partir de ellos,  la reivindicación de los derechos laborales y sociales que le pertenecen a los trabajadores estén circunscritos a la convención colectiva de trabajo y que en el plano de las comunidades,  lo que tiene que ver ese daño ambiental y ese daño cultural y con toda esa abstracción de riqueza que exista un factor de retribución, permitiendo  a las comunidades proyectos alternativos.

En lo productivo, la USO platea diseñar y formular conjuntamente, con trabajadores, autoridades locales, y comunidad, proyectos de inversión social,  para mejorar en aspectos como la salud, educación, para ello es necesario el compromiso en los arreglos y adecuación de las vías que queden acueductos, alcantarillados. Sin embargo, la realidad es otra las empresas petroleras incluida Ecopetrol, bajo el pretexto que pagan impuestos y que pagan las regalías, hacen caso omiso a la necesidades mínimas de la población donde hacen exploraciones y trabajos, teniendo en cuenta que el tema de impuestos y de las regalías viene siendo modificado, a favor de las empresas petroleras transnacionales y Ecopetrol, en detrimento de los ingresos de los municipios y que por supuesto se traducen en perdidas para la posibilidad de proyectos para la comunidad.

La ausencia del eje social es el marco grueso de lo que está pasando en el país y no es diferente de lo que sucede en la región del  Magdalena medio y en Barrancabermeja es una realidad calcada que la opinión pública puede encontrar en Aipia, Neiva, Tibu. Donde se presenta una desregularización de las actividades de contratación, presentando un desorden en el respeto de lo que son los derechos de los trabajadores y un permanente saqueo de lo que son las riquezas propias de las regiones, sumado a ello se evidencia  mezquindad frente a la redistribución  hacia las comunidades ya que no se hace un balance laboral, ambiental, sobre lo que son las perdidas y daños, en algunos campos que ya por el pasivo ambiental y la deuda ecológica son prácticamente campos que desde el punto de vista económico ya no tienen como compensarle a la comunidad, así se los entregaran al día de hoy para que la comunidad los operara. Entonces hay un todo un tema de alto turmequé que viene afectando a las comunidades pero como se ha dicho las comunidades por fortuna también han encontrado un punto de apoyo en la organización sindical y han tratado de empezar a palanquear esa lucha y esa resistencia para empezar a modificar esos marcos que le impusieran sobre los años 2002, 2003 2004 justamente en estos momentos Barrancabermeja está convulsionada por el desarrollo de grandes proyectos como es el proyecto de hidrotratamientos  y también por la entrada ahora de se ve venir como el proyecto de la optimización del plan maestro de servicios industriales el mismo plan maestro de la refinería de Barrancabermeja son tres proyectos grandísimos y el primero ya esta en desarrollo y ya ha demostrado definitivamente que  las comunidades es poco lo que les va a quedar sino hay una lucha organizada, unitaria, con capacidad de incidencia de transformación porque finalmente algunas personas de la comunidad van a participar en el desarrollo de esos trabajos, ganaran algunos salarios y compraran algunos alguna moto para piratear, compraran algunas cosas para un sustento muy mediático, pero en el mediano y en el largo plazo la crisis va a  volver aparecer porque no se están construyendo verdaderas alternativas que les quede en el plano de la sostenibilidad entonces durante la semana pasada y lo que arranca de esta semana de lo que esta transcurriendo con lo que ha sido despidos masivos que se han presentado en este proyecto de HDT y despidos que se dieran en la vigilancia de la regional del magdalena medio que esta desarrollada por una unión temporal con Luis Sefecol pues efectivamente las comunidades han reaccionado con parálisis de los campos de producción tanto en Cantagallo como en llanito y con movilizaciones en cazado y en el centro como también con unas jornadas de agitación permanente en la refinería de Barrancabermeja, entonces pues todo esto esta dando muestra del inconformismo que tiene la comunidad, que tienen los trabajadores y pues que en un contexto muy propicio podríamos decir en la antesala de la negociación de la convención colectiva que comienza el 14 de julio si todos estos factores de movilización y de lucha logran hacer sinergia tal vez la organización sindical tenga mejores posibilidades en términos de correlaciones de fuerzas para sacar adelante una buena negociación  que no solamente resuelva los aspectos laborales y de las garantías sociales de los trabajadores sino que también tenga una perspectiva como fuera tal ves 1924-1927 cuando Eduardo Maecha logró que las aspiraciones trascendieran mas allá de la malla y que fuera una aspiración de comunidad en ese momento sumo campesinos y sumo pueblos, el ciclo histórico esta volviendo a cerrarse y que ese resurgir de esa lucha popular, de esa lucha comunal, de esa lucha social, al lado de esa lucha sindical y obrera pueden permitirnos algunas posibilidades muy concretas de modificar las realidades que hoy tiene la región y de conseguir, en términos de justicia, de dignidad,  de equidad, se desarrolle una mejor participación en la renta petrolera y en la participación del desarrollo de estos proyectos.
Pin It