Que la caída del precio es por la sobreproducción mundial de petróleo generada por la tecnología del fracking en EE.UU, es especulación, pues el 90% de lo producido por este tipo de yacimientos es gas, el cual siempre ha sobreproducido y exportado Estados Unidos, lo que llevó a la caída de su precio de 12 a 3 dólares el millón de BTU.

Por otro lado, el boom del fracking es efímero, pues la vida útil de dichos yacimientos no supera los 10 años y su producción cae al 10% a los 2 o 3 años. Por ejemplo, en el Estado de Pensilvania, donde inició su aplicación hace 15 años, hoy el 80% de los pozos están secos y cerrados.

Sí hay que reconocer que gracias a la tecnología del fracking y el recobro mejorado, EE.UU ha aumentado desde 2005 su producción de hidrocarburos líquidos, al pasar de 6 a 9.5 millones de barriles por día (Mbpd), 11 Mbpd incluyendo los condensados; pero su consumo actual es de 17 Mbpd (18 Mbpd con condensados). Consumo que estuvo en 20 Mbpd antes de la crisis financiera de 2008, la cual lo bajó a 14 Mbpd en 2011, desde donde viene repuntando hasta el valor actual.

Como se puede ver, EE.UU no está exportando petróleo crudo ni generando sobreoferta mundial, pues en este momento este coloso del norte importa 7.5 Mbpd, e importará aún más en los próximos años, a medida que su economía se recupere, como lo muestra el crecimiento de su PIB en los últimos trimestres. No sobra recordar que en EE.UU el subsuelo y obviamente los yacimientos petroleros son propiedad privada, y que por ley está prohibido exportar petróleo desde 1975. Lo que hoy exportan (mayoritariamente a Canadá), pidiendo un permiso especial a Obama, son cerca de 500 mil barriles diarios de condensados que no tienen mercado interno porque allá las refinerías se reconvirtieron a crudo pesado, como lo viene haciendo Ecopetrol en la refinería de Cartagena y piensa hacerlo en la de Barrancabermeja. El crudo liviano de Arabia también ha perdido mercado en USA, por la misma razón.

Lo que sí ha ocurrido en el mercado mundial del petróleo es una caída importante en la demanda por la desaceleración de la China y la crisis europea. Esto genera sobre-oferta, pero no porque se esté produciendo más crudo; pues la producción mundial actual de 90 Mbpd, incluyendo los condensados, está casi igual a la producción de 2006 (88 Mbpd).

La caída del precio realmente obedeció a una conspiración geopolítica contra Rusia y Venezuela orquestada por EE.UU y Arabia, como lo intuyen algunos analistas y columnistas de opinión extranjeros. Eso mismo acordaron los países de la liga árabe (aliados de EE.UU) a principios de los años 80´s para quebrar económicamente a la URSS, generando la perestroika, que luego llevó a la caída del muro de Berlín y, finalmente, a la implosión de la URSS.

Sin embargo, considero que el precio llegó a su piso y si cae aún más, será efímero, pues ya empezaron a salir del mercado cantidades importantes de crudo, como el de las arenas bituminosas de Alberta (Canadá) y los pocos crudos del oíl shale; generando déficit y repunte del precio, el cual se estabilizará entre los 70 y 80 dólares.

*Ing. de Petróleos. Consultor y Conferencista.

Pin It