La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo -USO- se vincula a la conmemoración de los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No solo la historia general de la humanidad sino la de países como Colombia está atiborrada de conflictos; los levantamientos populares siempre se producen como reacción a un tratamiento inhumano y a la injusticia de los poderosos. La Declaración inglesa de derechos de 1689, tiene sus raíces en las guerras civiles que estallaron en este país y surgió del reclamo del pueblo de democracia. Un siglo después la Revolución Francesa dio a luz la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano y su proclamación de igualdad para todos.

No olvidamos a Olympia de Gauges (seudónimo de Marie Gouze, escritora, dramaturga, que como otras feministas de su época, fue abolicionista). Sus trabajos fueron profundamente feministas y revolucionarios. Defendió la igualdad entre el hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida pública y privada, incluyendo la igualdad con el hombre en el derecho al voto. Esta mujer francesa fue decapitada en 1793 por haber promovido dos años antes, en medio de la revolución francesa, la “Declaración de Derechos de la Mujer y de la Ciudadana”, hecho que fue considerado entonces un acto subversivo.

Después de la Segunda Guerra Mundial y la creación de las Naciones Unidas, la comunidad internacional se comprometió a no permitir nunca más atrocidades como las sucedidas en ese conflicto. Los líderes del mundo decidieron complementar la Carta de las Naciones Unidas con una hoja de ruta para garantizar los derechos de todas las personas en cualquier lugar y en todo momento.

El proyecto de Declaración se sometió a votación el 10 de diciembre de 1948 en París, y fue aprobado, por los que entonces eran los 58 Estados miembros de la Asamblea General de la ONU.

A pesar que Colombia asistió y suscribió este documento, en el país acababa de ser asesinado Jorge Eliecer Gaitán y estaba en apogeo una violencia fratricida que dejo más de 300 mil muertes y un enorme despojo de tierras; El gobierno conservador no solo no cumplió su compromiso de integrar a la Constitución el compendio de derechos, sino que arreció la represión contra la población. Solo hasta la Constitución de 1991 (43 años después) fue posible integrar el bloque de derechos contemplados en la Declaración Universal, con el agravante que luego sobrevino por cuenta de las elites gobernantes una oleada de asesinatos, masacres y desplazamiento forzado en el país.

La UNION SINDICAL OBRERA -USO-, al mismo tiempo que saludamos el 70 aniversario de las Declaración Universal de los Derechos Humanos, reafirmamos nuestra exigencia al gobierno para que se realice la implementación cabal de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC y se retomen sin dilaciones las conversaciones entre el gobierno y el ELN.

En la USO trabajamos por recuperar la memoria histórica, exigimos en todos los escenarios la verdad, justicia y reparación integral para las víctimas de la violencia; reclamamos el desmantelamiento del fenómeno paramilitar que fue una creación del Estado para el desplazamiento campesino, el despojo de tierras y la entrada de la inversión de capitales multinacionales que expropian nuestros bienes naturales y producen devastación de aguas y bosques. La paz se logrará cuando el Estado realice el conjunto de los derechos de la población para lograr su dignidad.

Bogotá, Diciembre 9 de 2018.

Comisión Nacional de Derechos Humanos y Paz
Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo -USO-

Pin It