{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Es lamentable la forma como las empresas petroleras y sus empresas contratistas, impiden el ejercicio sindical, el derecho de asociación y el derecho a la contratación colectiva en Colombia, sin que el Gobierno nacional tome medidas al respecto.

Esta situación quedó en evidencia durante una reunión citada por el Ministerio del Interior y de Justicia, que por fin llevó a la multinacional CEPCOLSA, filial de CEPSA de España y a ECOPETROL S.A., a un escenario para tratar el tema de los 1100 trabajadores despedidos en Puerto Gaitán. En dicha reunión, los representantes de CEPCOLSA, de manera arrogante y prepotente, manifestaron que no tenían ninguna   resposabilidad con los 1100 trabajadores que resultaron afectados, luego de que ella y su contratista Montajes JM dieran por terminado de mutuo acuerdo el contrato que venían desarrollando en Puerto Gaitán – Meta.

CEPCOLSA dejó claro en dicha reunión que no tenía por qué sentarse a negociar ni discutir con la USO, porque ninguno de sus trabajadores directos estaba afiliado y que los trabajadores del contratista Montajes JM que si lo están, aunque estaban trabajando de manera exclusiva para CEPCOLSA en la construcción de facilidades para la producción petrolera, no tenían relación laboral con ellos. Es claro que en Colombia las empresas petroleras pueden contratar a través de empresas contratistas, los trabajadores que requiere para el desarrollo de sus actividades, pero también es cierto que el Decreto Ley 0284 de 1957 define que debe pagar los mismos salarios y prestaciones que tiene la empresa operadora para sus empleados directos, cosa que no cumplen y que evaden a través de este proceso de contratación.

Además, el objetivo de contratar con terceros la construcción e incluso la operación de los campos, va en la vía de no tener ninguna relación contractual con los trabajadores e impedir la organización de los mismos, amedrentándolos de manera permanente para que no se afilien a los sindicatos. A pesar de que la empresa CEPCOLSA no tiene una relación directa con los trabajadores de Montajes JM, si es responsable solidariamente en éstos casos, con los trabajadores afectados, tal como lo consagra la ley.

Es contradictorio el accionar de éstas empresa, incluyendo a ECOPETROL S.A., que manifiestan el respeto al Pacto Mundial de las naciones unidas, los derechos humanos, los derechos laborales, el derecho de asociación y el libre ejercicio sindical, pero en la práctica desarrollan una política antisindical y de desconocimiento de la legislación laboral. Es deplorable que las empresas hoy apelen a la suspensión de los contratos de trabajo para amedrentar a los trabajadores, que por la violación constante de sus derechos deciden parar sus actividades, y si eso no les funciona cancelan el contrato, desbaratando así los procesos de organización, contratando luego a la misma empresa con otra razón social, la cual se encarga de llamar a los trabajadores para que se desafilien y descarta a aquellos que están afiliados y no renuncian a su derecho.

La multinacional CEPCOLSA, prefirió cancelar los contratos a los 1100 trabajadores, antes que sentarse con la UNION SINDICAL OBRERA USO para dar solución a la problemática denunciada por los trabajadores, planteando de manera cínica que en el marco de su “Responsabilidad Social Empresarial”, velará por que los trabajadores a los que se les terminó de manera unilateral el contrato de trabajo se les liquide de acuerdo a la ley y que iniciará el proceso para buscar otra empresa para que contrate nuevo personal y continue el desarrollo de sus proyectos, rechazando de plano la propuesta de la USO en el sentido de que el nuevo contratista asumiera a los trabajadores que quedaban despedidos por este hecho. No vemos donde esté la responsabilidad social de una empresa que permite la violación de los derechos de los trabajadores a su servicio y luego acuerda despedirlos para que no reclamen.

Otro ejemplo de ésto, es el de las empresas PROPILCO S.A y COMAI filiales del Grupo empresarial ECOPETROL, que se niegan a negociar el pliego de peticiones presentado por sus trabajadores, a través de la UNIÓN SINDICAL OBRERA USO, situación que reafirma lo que venimos manifestando, máxime cuando la argumentación principal de éstas empresas es que no reconocen la afiliación de sus trabajadores a la USO, por cuanto ellos consideran que sus trabajadores no laboran en un sector que cubra los Estatutos de la USO, desconociendo que la obtención, tratamiento y venta del Polipropileno, que es el objeto social de éstas empresas, es parte de la cadena petroquímica en Colombia.

Parece que la única manera que le queda a los trabajadores, a las organizaciones sindicales y a las comunidades para hacer respetar sus derechos, es a través de la movilización y la protesta generalizada, pues como pudimos ver el Ministerio de la Protección Social y el Ministerio del Interior y de Justicia, se mostraron impotentes frente al accionar de éstas empresas. Sentimos como si el Estado Colombiano hubiera endozado a estas empresas, la facultad para que legislen de manera autónoma en ese territorio, sin injerencia alguna de las autoridades legalmente establecidas ni el cumplimiento de las leyes de nuestro país. Cabría preguntarnos ¿en qué momento Renunciamos a la Soberanía de esos territorios?

Agradecemos las manifestaciones de solidaridad y apoyo expresado por la Federación Sindical Mundial y varias organizaciones sindicales de España, Francia, Cuba, México, Argentina, Bélgica, Estados Unidos, Reino Unido, entre otros. Sabemos que sólo a través de la movilización, la unidad de los diferentes sectores sociales y la solidaridad internacional, lograremos derrotar la política colonialista que hoy se intenta incrustar en nuestro país.

Esperamos el acompañamiento de las Centrales internacionales y hacemos un llamado urgente a todas las organizaciones sindicales de aquellos países donde la empresa CEPSA desarrolla su actividad, para que se adelanten jornadas de protesta frente a sus instalaciones de ésta multinacional, exigiendo el respeto de los derechos laborales, el derecho de asociación, el libre ejercicio sindical y el respeto a la negociación colectiva en Colombia.

VIVA LA UNIÓN SINDICAL OBRERA Y LA JUSTA PROTESTA DE LOS TRABAJADORES
EN PUERTO GAITAN…EXIGIMOS SOLUCIÓN INMEDIATA.
EXIGIMOS EL RESPETO AL DERECHO DE ASOCIACIÓN, EL LIBRE EJERCICIO SINDICAL
Y EL DERECHO A LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA EN COLOMBIA.
EXIGIMOS DISTRIBUCION DE LA RIQUEZA PETROLERA HACIA LOS TRABAJADORES Y
LA COMUNIDAD EN GENERAL…EXIGIMOS…EXIGIMOS…EXIGIMOS.
LA USO 88 AÑOS DE EXISTENCIA Y LUCHA SOSTENIDA POR LA DEFENSA DE LA
SOBERANIA NACIONAL Y LOS INTERESES DE LA CLASE TRABAJADORA.
¡ NO HAY TIEMPO QUE PERDER AFILIATE A LA USO YA!

Redactó: USO Junta Directiva Nacional, Puerto Gaitán julio 12 de 2011.

Descargar documento en formato PDF.

Pin It